Diatermia por Radiofrecuencia

El aparato médico de diatermia por radiofrecuencia está indicado para fines estéticos (celulitis, estrías, flacidez y arrugas, reafirmación de senos y glúteos, drenaje linfático, rictus nasogeniano, doble mentón, bolsas/ojeras, etc.) y terapéuticos (tendinitis, luxaciones, lumbalgias, cervicalgias, esguinces, rehabilitación, fascitis plantar, etc.)

El objetivo de la diatermia sería la generación de energía que estimulará las capas más profundas del tejido induciendo la regeneración celular al aumentar su metabolismo, es decir, la posibilidad de nutrición, renovación y limpieza celular.

Es interesante apuntar que la radiofrecuencia no eleva la temperatura del paciente sino de sus tejidos profundos. El paciente tendrá una sensación de calor agradable que se traducirá en:

  • Reactivación de las funciones fisiológicas celulares con reactivación de la microcirculación.
  • Estimulación de fibroblastos (células del tejido conectivo) y procesos enzimáticos que se traducen en reparación tisular.
  • Activación de reabsorción de edemas en áreas con procesos inflamatorios y drenaje linfático de la zona.
  • Favorece una rápida cicatrización.
  • Aumenta la permeabilidad de las membranas celulares. Esto es muy importante pues favorece la absorción de cualquier principio activo que se aplique en tratamientos complementarios.
  • Aceleración de producción de colágeno y elastina.
  • Estimulación del sistema inmunitario.
  • Eliminación de radicales libres por el propio incremento de la excreción celular.

Por ello, la diatermia por radiofrecuencia no sólo se utiliza con fines estéticos, sino también con fines terapéuticos. Así, se puede aplicar en diferentes zonas de nuestro cuerpo para lograr solventar determinados problemas:

Brazos: epicondilitis, síndrome de túnel carpiano, tendinitis.

Hombros: bursitis, luxaciones, tendinitis, capsulitis.

Columna y pelvis: síndrome del piramidal, lumbalgia, cervicalgia, pubalgia, discopatía.

Piernas: periartritis de cadera, gonartrosis, esguinces, tendinitis.

Rodillas: rehabilitación, tendinitis rotuliana, condropatía.

Tobillo: esguinces agudos y recuperación funcional.

Pies: fascitis plantar, apófisis de calcáneo.

ATM, masetero.